Las Monedas del Antiguo Egipto

Si te gusta la historia antigua y si además eres coleccionista de monedas, en algún momento seguro que te has preguntado.
¿Cual sería la moneda egipcia antigua que se usaba en tiempos de los faraones...?

¡Espera!

Antes de intentar responder a esa pregunta, igual estaría bien preguntarse...

¿En el Antiguo Egipto se acuño moneda?

Pues bien, para esas dos preguntas hay una simple pero compleja respuesta: Si!

Ahora que ya lo sabes, puedes dejarlo aquí o seguir para descubrir si las monedas acuñadas por los faraones egipcios, estaban a la altura de su grandeza.

El comercio en el Antiguo Egipto.

Empezaremos por ponernos en el contexto histórico y según los datos, el comercio en Egipto se realizaba principalmente mediante el intercambio de bienes, ya que de esta forma era suficiente para comerciar entre sus gentes.

Tenemos también que a grandes rasgos, la escasa élite en Egipto tenían casi todo a su disposición y sin necesidad de "pagar". Un faraón o un sacerdote no comerciaba sencillamente tenía lo que necesitaba sin más.

Para regular un poco el comercio tenían además una especie de sistema interno de de valores para el intercambio, basado en unidades conocidas como el shat y el deben. Éstas cambiaban de valor según la base del cambio fuese el oro, la plata o el bronce.

Incluso después de que se introdujese moneda acuñada, en la segunda mitad del primer milenio antes de Cristo, el trueque continuó siendo la forma más utilizada entre la gente durante siglos.

Viendo esto, puede llamar la atención que la civilización egipcia fuese a la vez la más avanzada en su época, y que a la vez fuese reacia a la utilización de moneda como medio de comercio e intercambio.

Personalmente, creo que era porque no era necesario el "dinero egipcio". Con el intercambio de bienes se sustentaba el pueblo, que era la inmensa mayoría de la población.

Las moneda de Egipto Ateniense.

moneda egipcia antigua

Aunque la moneda no estaba presente en general dentro de la sociedad egipcia si tuvo su uso en algunos ámbitos conocidos a día de hoy.

Los primeros indicios del uso de moneda en Egipto están recogidos aproximadamente en fechas de los los últimos faraones de la Dinastía XXVI (672-525 a. C.).

Las primeras monedas que se usaron en Egipto se cree que eran importadas de oro y de plata, y eran usadas más como metal para estandarizar pesos, que como una auténtica moneda de comercio.

Las monedas para ser usadas como tales, fueron introducidas por los griegos que vivían en Náucratis, ya que estaban acostumbrados a usarlas como medio de pago e intercambio.

Herodoto explica, que los griegos usaron el estatero para el comercio interhelénico en Egipto durante ese periodo.

A partir de la mitad del siglo IV a. C., con la intensificación del comercio, los comerciantes del Mediterráneo utilizaban cada vez más metales acuñados como método de cambio, y los mercenarios griegos, que hasta entonces se conformaban con pagos en tierras, comenzaron a demandar los pagos en moneda. 

A raiz de esto una casa de la moneda egipcia comenzó a producir monedas similares a los tetradracmas griegos atenienses.

De esta forma debe hacerse una distinción entre dos tipos de monedas en esa época: por una parte tenemos las importadas, principalmente por aquellos que vivían en la colonia griega de Náucratis, y por otra la producción nacional copiada, enfocada al pago de mercenarios y comercio externo.

A lo largo de todo el mundo antiguo, existen muchos lugares como Arabia del Sur y del Norte, Filistea, Judea y Samaria, Siria, Babilonia y Bakria donde se realizaron acuñaciones que imitaban al famoso tetradracma de Atenas.

La conquista Persa de Egipto.

Breve descripción de como se expande el Imperio Persa.

 

En el año 525 a.C. Cambises II, durante la expansión del imperio Aquemenida,  somete a Egipto bajo el yugo persa y aparece la dinastía XXVII (525 a 404 a. C.). Una dinastía de faraones "medos" que duró unos 120 años.

Con la llegada de los persas y sus conocidos sátrapas, la acuñación se cree que se extendió aún más.

darico persa

Herodoto, que visitó Egipto bajo la dominación persa, habla de una acuñación de plata por Arias, un sátrapa de Egipto bajo Darío I el Grande.

Hasta la fecha ni un solo ejemplar de esta posible moneda ha salido a la superficie, por lo que no se pueden contrastar las escrituras del gran historiador.

En cualquier caso, la gran mayoría de las monedas en uso durante el siglo V temprano en Egipto consistían en el tetradracma ateniense y sus imitaciones.

Además un papiro arameo conservado en el Museo de Brooklyn, sugiere la posibilidad de una casa de moneda activa en Syene (Aswan), que emitió sus propias variaciones de los búhos de Atenas, así como una segunda casa de moneda en Memphis, que produjo sus propias versiones.

Dice que éstas eran monedas de plata de buena calidad, con leyendas en arameo, y que fueron golpeadas para su uso bajo la administración persa de Egipto por sátrapas y gobernantes como Artajerjes, Sabakes y Mazakes.

A pesar de todos los escritos, no se puede atestiguar mediante pruebas físicas de alguna moneda, que durante esa época existiese moneda propia en Egipto pero cabe esperar que si, puesto que el Imperio Aqueménida si tenia moneda propia en circulación dentro de casi todos sus territorios.

El regreso del poder nativo.

tetradracma de imitacion atenas

En el 404 a.C. se acaba el dominio persa. El Faraón Amirteo dirigió una revuelta exitosa contra el rey persa Artajerjes II. 

De esta forma recupera Egipto tras 120 años de sometimiento persa y se restablece el dominio nativo. Duraría alrededor de 70 años hasta que, una vez más, los persas asumieron el control en 343.

Durante este último período de dominio nativo revivido, ocho Faraones reinaron, constituyendo las Dinastías XXVIII, XXIX y XXX.

Los último de estos gobernantes, Takhos (Teos) y Nectanebo II, parecen haber producido monedas por derecho propio. 

Teos aparentemente emitió estateros de oro que hoy están representados por una pieza única conservada en el Museo Británico. Ésta imita las monedas griegas de Atenas.

Una moneda más grande, más diversa y con rasgos diferenciadores de lo que se venía acuñando, se atribuye a Nectanebo II, el último de los faraones nativos. 

La segunda conquista de los Persas.

moneda sabakes

Nectanebo II fue finalmente derrotado y, en el verano de 342 a. C., Artajerjes III llegó a Memphis e instaló un sátrapa como gobernante.

Nectanebo huyó al Alto Egipto y finalmente a Nubia, donde se le concedió asilo y retuvo el control del Alto Egipto durante unos años más.

Se dice que un noble conocido como Jababash hizo un intento por recuperar el trono egipcio sin éxito. 

Esta época de segunda dominación duro apenas 10 años, ya que Alejandro Magno conquistó Egipto en el año 332 a. C. instaurándose así el periodo helenístico en Egipto.

Durante esta pequeña época no se tiene constancia de acuñaciones egipcias, pero es más que probable que circulase moneda en territorio egipcio, ya que el uso de la moneda estaba bastante extendido ya.

La moneda de arriba está atribuida a Sabakes, penúltimo sátrapa en Egipto antes de la conquista por Alejandro Magno.

Las Monedas Egipcias Antiguas.

Las monedas de Teos I (361 - 359 a. C.)

darico teos i

Se atribuyen dos estilos diferentes a las monedas acuñadas por Teos I, que eran de imitación griega:

  • Tenemos el estatero de oro con el mismo peso de un dárico persa (alrededor de 8.42 gramos), con un búho a la izquierda, modelado según el modelo ateniense, y un papiro a la derecha.
  • Y el estatera de oro a imitación de un tetradracma, con un búho y una rama de olivo junto con la escritura "Teos Faraón".

El único estatera de oro que se conserva (es el de la imagen superior) es del tipo que imita al tetradracma ateniense, con la leyenda griega de TAΩ, que se supone que es una abreviatura de Ta (kh) os.

Este último faraón gobernó solo dos años y se cree que la moneda está relacionada con su campaña contra el rey persa en el Levante.

Si la atribución de esta moneda es correcta, entonces bien puede ser la primera moneda emitida por uno de los últimos faraones nativos de Egipto. Un ejemplo del método de financiar una expedición militar.

Las monedas de Nectanebo II (359-341 a. C.)

nectanebo ll estatero

Según la historia Nectanebo II subió al trono egipcio gracias al rey espartano Agesilao II, quien le ayudó a derrocar a Teos, que era su tío. 

Entre 351 - 350 a. C., consiguió repeler una invasión persa, pero fue expulsado de su trono finalmente en 344-343 en un segundo asalto.

Las monedas acuñadas en tiempo de Nectanebo II, al contrario que las acuñadas en épocas anteriores, presentan un diseño propio y no a imitación de monedas griegas.

Por eso se puede decir que es la primera moneda propia y autóctona egipcia. 

Además tiene el honor de ser la primera moneda de la historia en incluir jeroglíficos egipcios en su diseño.

estatero nektanebo ii

Esta moneda de oro conocida como estatero o dárico lleva simbolos claramente egipcios.

Por una parte tenemos el caballo que hace cabriolas en el anverso, que es un antiguo símbolo egipcio para la monarquía, mientras que los símbolos del reverso son dos jeroglíficos. Uno es un corazón y una tráquea (nefer) que significa bueno, y un collar (nebew) que significa oro.

moneda nectanebo

Así, esta moneda se puede leer como "el buen oro del rey". Se sabe que existen aproximadamente 80 especímenes de esta moneda, lo que indica su rareza.

La atribución a Nectanebo II no está totalmente asegurada, y se basa principalmente en la evidencia histórica circunstancial y no en las monedas en si. 

Ya que éstas no llevan ningún nombre étnico o monograma específico de Nekht-har-hebi o Nektanebo II (como era conocido por el Griegos), que permita darle una atribución segura. 

Nectanebo II, el último faraón nativo de Egipto, se cree que emitió monedas en bronce, oro y tal vez plata.

El uso de estas monedas no está tampoco corroborado más allá de un uso para pagos a mercenarios o comercio externo, pero parece indicar que pudo haber sido el primer faraón en emitir monedas para uso local.

El estatero de oro atribuido a Nectanebo II de Egipto, representa uno de los tipos de moneda más fascinantes y enigmáticos conocidos.

Al igual que con Taos, Nectanebo II habría emitido en principio sus acuñaciones en oro para pagar a los mercenarios en su ejército.

La diferencia, sin embargo, entre las dos monedas de estos últimos faraones, es que las monedas de Nectanebo II reflejan un renacimiento cultural egipcio mediante unos diseños autóctonos en lugar de imitar al tetradracma ateniense.

Se puede decir que las acuñaciones del último faraón son monedas puramente egipcias, y por esa razón son muy controvertidas cada vez que aparece una en el mercado.

Las posibles acuñaciones en cobre y plata de Nectanebo II.

Además del raro estatero de oro, otras dos series, una en plata y otra en bronce, se atribuyen a Nectanebo II.

moneda de plata nectanebo ii

 

Primeramente existen unas posibles acuñaciones en plata, representadas por dos ejemplares. Uno está en la colección del Museo Británico y el otro en la Sociedad Numismática Americana.

Estas monedas presentan una cabeza arcaica de Atenea en el anverso que ya era usada en las monedas egipcias de imitación.

Sin embargo, en el reverso, muestran un diseño totalmente original, de dos águilas que miran hacia adentro enmarcando los jeroglíficos nefer (bueno) y neb (todos).

Es el uso del glifo nefer el que ha servido para unir ésta extremadamente rara
moneda con los estateros de oro de Nectanebo.

Por otra parte tenemos la atribución de una serie de fracciones de bronce, que es aún más difusa.

moneda de bronce nectanebo

En el anverso hay un animal saltando al izquierda (una gacela o cordero), y en el reverso se presenta un conjunto de escalas de equilibrio.

La atribución se basa principalmente en la similitud tipológica de las monedas de oro de Nectanebo.

Está el animal, que es similar al caballo y por otra las escalas en equilibro, que es similar al collar que atraviesa la tráquea y el corazón pero más sintetizado.

Todo son conjeturas alrededor de esta posible conexión, ya que hay una circunstancia que hace dudar absolutamente de estas monedas. Todas ellas no son originarias de Egipto y se encontraron particularmente en el norte de Levante Sirio. 

Existe una explicación que intenta dar sentido sobre una posible conexión de estos ejemplares con la moneda original, y es que pueden haber sido acuñados mientras Nectanebo estaba en Siria, durante la revuelta satrapal. Esto último se cree que es casi completamente inverosímil.

Además no se cree que existiese una economía interna monetizada que necesitase del bronce.

moneda cobre antioquia

Otra prueba de la poco probable conexión, nos la da el profesor Kevin Butcher en su libro sobre las monedas de la Siria Romana.

En el recoge que el estilo del ariete saliente y un conjunto de escalas es muy similar a las acuñaciones del siglo III d. C. de Antioquía, y es un tipo común en Damasco. 

Por lo tanto, Butcher los atribuye a una casa de moneda incierta en el norte de Siria en el siglo tercero de nuestra era, posiblemente en Comagene.

Y para rematar el estilo de la moneda encuadrado dentro de la perspectiva egipcia es también puramente especulativa, ya que no tendría significado. 

Con aproximadamente dos docenas de ejemplos conocidos, ambas series tienen una gran necesidad de acumular evidencias más claras para solidificar su ubicación en Nectanebo y Egipto y no en el norte de Siria.

moneda oro nektanebo ii

Como conclusión final podemos sacar que existieron monedas egipcias antiguas acuñadas por faraones.

Fueran de imitación o con un diseño propio, las pruebas nos dan a entender que, a pesar de que no se cree que se usase moneda dentro del antiguo Egipto, si se utilizaba para ciertos usos externos que si lo requerían.

Después de que Alejandro Magno conquistase Egipto, en estas tierras se realizaron numerosas acuñaciones de monedas, tanto en tiempos de la dinastía ptolemaica, como en la Antigua Roma dignas de dedicarle un apartado propio.

 

Y nada más, si has llegado hasta aquí y te ha gustado esta historia puedes aportar tu granito de arena. Eres libre de comentar lo que desees en los comentarios, o darte un paseo por la tienda de monedas.

Es más, si crees que falta algo por esclarecer o en necesario añadir algo más sobre la moneda egipcia antigua, adelante con tus palabras. Por cierto, todas las fotografías corresponden a monedas de NGC, Numisbid y del Museo Británico.


Deja un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados