Las Monedas Medievales y La Numismática Medieval

7 artículos

Comprar Monedas Medievales Europeas

En esta sección podrás comprar antigua moneda europea, desde el inicio de la Edad Media tras la caída del Imperio Romano de Occidente, hasta el final de la Edad Moderna con la Revolución Francesa en 1789.

Podemos considerar como primeras monedas de la Edad Media, las que aparecieron en los reinos Visigodo, Suevo, Ostrogodo y Vándalo que se asentaron en los territorios romanos. Eran monedas fabricadas de un modo tosco, a imitación del sólido, el tremís y la siliqua de plata que circulaban en el imperio Bizantino.

A pesar de existir esas monedas, todavía se utilizaba el tipo de comercio por intercambio de bienes entre los habitantes.

Brevísima historia europea antigua.

En la época inicial, conocida como las migraciones germánicas, en Europa Occidental durante los siglos IV y VI se estableció el denominado Imperio Carolingio, con las crecientes conquistas del pueblo franco.

Tras la batalla de Poitiers (752 d.C.), en la que Carlos Martel venció a los sarracenos frenando su expansión, se establece el fin de los grandes movimientos en el continente europeo y se consolidan los reinos.

En la península Ibérica, el reino Visigodo había sido sometido casi en su totalidad por el Califato Omeya. La conocida Reconquista por parte de los cristianos da comienzo con la rebelión de Pelayo en el 722 y duró hasta 1492, cuando es entregado el Reino nazarí de Granada a los Reyes Católicos.

Durante este periodo se consolidó poco a poco varios reinos en la península ibérica conforme avanzaban las fuerzas cristianas.

Por otra parte en Europa se expande todavía más el Imperio Carolingio, gracias a las conquistas de Carlomagno hasta la división de este en 843. Sería seguido tiempo después por el reino de Francia al oeste y el Sacro Imperio Romano Germano a este, que duró hasta inicios de la edad contemporánea. Este finalmente que fue disuelto tras la derrota ante Napoleón y con la creación de numerosos estados independientes bajo una confederación.

La Edad Media va evolucionando desde la Alta Edad Media (siglos VII-X) pasando por la plenitud de la Edad Media (siglos XI-XIII) en la Baja Edad Media (siglos XI-XIV) para finalmente acabar en la Crisis del siglo XIV, dando el Renacimiento la llegada de la Edad Moderna.

La Edad Moderna se destaca por la expansión de los reinos europeos alrededor del mundo, pero siempre con el ojo puesto en Europa.

Las primeras acuñaciones reguladas.

Carlomagno se puede decir que fue el causante en gran parte de que el sistema monetario estuviese regulado, continuando con la reforma iniciada por su antecesor Pipino. Se eliminaron las cecas privadas y la moneda quedo regulada por el gobierno. Con esta reforma apareció una moneda de plata denominada denario o denier, siguiendo con la tradición romana. Este, salvo alguna variación, mantuvo su valor hasta la introducción del Franco.

En Europa a lo largo de la Edad Media y Moderna existieron grandes imperios o reinos destacados como la Monarquía Católica, el Antiguo Regimen Francés, la República de Venecia, el Zarato Ruso, el Reino de Inglaterra, las conquistas de los Vikingos, el Reino de Hungría , el Rus de Kiev, la República de las dos Naciones o la Unión de Kalmar entre otros ya nombrados.

Algunas de las denominaciones acuñadas en esta época por toda Europa fueron las Coronas, los Ducados, los Florines, los Deniers, el Sou o Sol descendientes de los solidos, o el Thaler o Tálero germano.

En España durante esta época también existieron diferentes monedas españolas, siendo las más destacadas el Excelente o los Escudos en oro, el Real de plata y los Maravedis, el Dinero, el Croat, o la Blanca.

La numismática medieval en este periodo tan largo de la historia puede ser muy ardua y profunda, pero si algo unifica a las monedas de esta época, es que no existen dos monedas iguales parecidas, con lo que cada pieza en si es digna de admirar y disfrutar.